¿Qué necesita nuestro Cerebro para aprender más y mejor?

por 05/06/2020

¿Has sentido alguna vez que el tiempo; las horas; los días; las semanas; meses y años pasan ¨volando¨? ¿Has recordado que cuando eras niño/a ¨el tiempo pasaba más lento¨? El tiempo en sí es un misterio, aún para los Físicos. Como explicación a nuestras preguntas habrá quienes recurran a algunas posturas y teorías sobre la fluctuación del Tiempo y algunos más echarán todo el peso de la respuesta a la simple percepción subjetiva del mismo. Tan singular y fascinante ésta como las teorías de la fluctuación. Por  nuestra parte y en virtud de nuestra vocación y profesión, explicaremos este fenómeno por el APRENDIZAJE.

Para los niños pequeños existe todo un fascinante Mundo por descubrir y su interés central está puesto justamente en ello, en descubrirlo, conocerlo y aprenderlo. Desde la realidad física; el propio cuerpo; el habla; el idioma; los gestos y la comunicación. Lo conocido y lo desconocido se entremezclan formando un entorno maravilloso que vale la pena explorar. Es por el ENTORNO NOVEDOSO[1] y por la CURIOSIDAD[2] (que puede ser estimulada por el primero), que el Tiempo transcurre ¨a otra velocidad¨ que rutinariamente, esto además se ve reflejado en el RECUERDO o MEMORIA que tenemos de la situación y sus elementos.

ENTORNO NOVEDOSO

¡Cuántas actividades diarias o de rutina realizamos en ¨automático¨! Y suele ocurrir que luego no nos es posible recuperar lo sucedido, ni el proceso. Usualmente tomo el mismo camino al manejar hacia el trabajo; mientras manejo mi mente divaga entre las noticias que escucho en la radio, las que leí antes de salir y la agenda del día. ¡Pero no se enfoca en el camino! No se asusten, viajo a salvo. Pero no enfocado y mucho menos podría recordar el trayecto de ese día en particular, al menos no sin un considerable esfuerzo de memoria. Simplemente mi cerebro opta por funcionar con respuestas conocidas ante lo habitual y enfocarse en lo eventual.

Ahora bien, si decido tomar otro medio de transporte u otro camino distinto al que ya conozco, así como de ocurrir un evento inusual y novedoso. Pensemos en algo agradable: mi viaje se ve interrumpido por una alegra caravana de personas disfrazadas, marchando a pie y tocando alegremente instrumentos de musica. Sin duda alguna ese día mi ¨viaje en automático¨ dejará de ser tal y será memorable. La fuerza de la novedad provocará el enfoque de mi atención. La multiplicidad de estímulos favorecerá que al llegar a mi destino comente con alguien: ¨¿Sabes lo que me ocurrió hoy de camino a la Oficina?¨, pudiéndole contar con lujo de detalles, no sólo lo presenciado sino las emociones y sentimientos que experimenté. Siendo fácil recordar ese día por meses y años.

Suena bien para nuestras clases con los estudiantes ¿verdad?

CURIOSIDAD

Cuando la novedad irrumpe en nuestra cotidianeidad, un ¨interruptor¨ se activa en nuestro cerebro[3], entre otros, el Hipocampo, situado en la cara inferointerna del Lóbulo Temporal, que es el área que colabora con el almacenamiento de los contenidos de la Memoria y su evocación[4]. Además del Área Tegmental Central, que genera Dopamina, neurotransmisor  relacionado con la ¨recompensa¨; la motivación; la cognición; el humor; la atención y el aprendizaje[5].

Volviendo a nuestro ejemplo, al observar la alegre caravana reconozco los instrumentos y la melodía, intento descifrar quiénes son y qué hacen allí, leo sus carteles, intento descubrir los estados de ánimo de los integrantes del desfile y sus vistosos atuendos. Quedo absorto captando cada mínimo detalle, a tal punto que no me moveré hasta que otro conductor me recuerde con su claxon el regresar a mi viaje al trabajo. Simplemente ¨el tiempo se detuvo¨ o ¨no transcurrió¨.

ALGUNAS IDEAS PARA EL AULA

Instalar lo novedoso, atractivo, disonante para con lo rutinario de la clase. Si el estudiante sabe qué esperar, en qué orden, incluso lo que deberá realizar o resolver. Simplemente su enfoque escapará a otros lugares más estimulantes.

A manera de sugerencias para el aula, sin ánimos de ser exhaustivos sino provocar a la creatividad del docente, quien en el peor de los escenarios posibles, puede ser el primer aburrido de la clase y quien primero se evada de ella.

  • Realizar una serie de ejercicios de calentamiento o estiramientos antes de iniciar la clase;
  • Guiar una experiencia de relajación o de respiracion conciente al ingresar del recreo;
  • Prepararles el desayuno, brunch o merienda a los estudiantes;
  • Proponer un día de disfraz;
  • Compartir con los compañeros fotos de las mascotas;
  • Iniciar el tema proponiendo resolver un ejercicio o caso para los que deben implementar los conocimientos aún no dados (manejar los tiempos y la frustración para que no sea contraproducente);
  • Contar un cuento; anécdota o historia al inicio de la clase;
  • Iniciar con un breve video o canción.

Son simples guías y antes de finalizar es necesario realizar la salvedad: que lo novedoso se mantenga como tal, como lo incierto, inusual y sorpresivo. Si todos los días cruzara caravanas de alegre gente en mi camino al trabajo, en poco tiempo ya no los vería o me resultarían sólo una molestia más a olvidar cuanto antes.

La NOVEDAD y la CURIOSIDAD detienen el tiempo y lo graban en nuestro cerebro.

[1] https://actualidad.rt.com/actualidad/351043-cientificos-revelan-necesita-cerebro-aprender

[2] https://www.abc.es/ciencia/20141002/abci-curiosidad-cerebro-aprendizaje-201410021755.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F

[3] https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-asi-estimulan-novedades-cerebro-20170601081743.html

[4] https://www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro/psicologa-de-la-risa-483/importancia-de-la-novedad-en-el-aprendizaje-y-la-memoria-943

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Dopamina

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *