¿Dónde está la Escuela?

por 28/04/2020

¿Dónde está la Escuela?

Antes de la medida de aislamiento social, adoptada en el marco de la Emergencia Sanitaria, la respuesta a esta pregunta hubiese sido, inequívocamente, una dirección o una serie de indicaciones de desplazamiento hasta un determinado punto geográfico. En el uso cotidiano, administrativo, legal y normativo y político, LA ESCUELA ERA UN LUGAR FÍSICO. Para el/la estudiante consistía en ir, entrar, permanecer, salir de la Escuela. Desde el punto de vista normativo institucional y legal, se aplicaban ciertas reglas y leyes en el ámbito escolar más cierta distancia del establecimiento, así como el horario acordado para la asistencia. El Derecho a la Educación parecía estar cumplido a totalidad con la Escolarización, entendida como ir y permanecer en la Escuela Edificio, cierta cantidad de horas. Los docentes sabemos que no son sinónimos. Incluso el asistir a la Escuela Edificio se tomaba desde Salud o la Justicia como indicador de ESTAR BIEN, los/as alumnos/as y sus familias o adultos responsables, así como sus relaciones; lo que dista mucho de ser real.

Hoy, en nuestro nuevo contexto, que nos hubiera sonado subreal hace muy poco tiempo atrás, se sigue sosteniendo la ESCUELA, con edificios educativos vacíos. Se reconoce la Escuela como la comunidad Escolar y sus relaciones, su accionar y su necesidad para la Salud, bien entendida[1]. ¿Dónde está la Escuela? Aquí, siendo en nosotros, en nuestra relación, en nuestra escucha, enseñando y aprendiendo, sosteniendo, conteniendo, creando y todo esto a la distancia, en todos lados y en ninguno único. La escuela es relación, acción, Humanismo en acto. ¿Cambió la definición de lo que es ESCUELA? No, hemos dejado de lado algunas de las acepciones y hemos redescubierto otras, a mi gusto más abarcativas y con mucho mejor pronóstico de desarrollo, crecimiento y vigencia. Les comparto lo que define la REAL ACADEMIA ESPAÑOLA por ESCUELA:

¨Del lat. schola, y este del gr. σχολή scholḗ; propiamente ‘ocio’, ‘tiempo libre’.

  1. f. Establecimiento público donde se da a los niños la instrucción primaria.
  2. f. Establecimiento o institución donde se dan o se reciben ciertos tipos de instrucción.
  3. f. Enseñanza que se da o que se adquiere.
  4. f. Conjunto de profesores y alumnos de una misma enseñanza.
  5. f. Método, estilo o gusto peculiar de cada maestro para enseñar.
  6. f. Doctrina, principios y sistema de un autor o conjunto de autores.
  7. f. Conjunto de discípulos y seguidores de una persona o de su doctrina, su arte, etc.
  8. f. En literatura y en arte, conjunto de rasgos comunes y distintivos que caracterizan las obras de un grupo, de una época o de una región. Escuela manierista. Escuela holandesa.
  9. f. Lugar real o ideal que puede modelar y enriquecer la experiencia. La escuela de la desgracia. La escuela del mundo.
  10. f. pl. Sitio donde estaban los estudios generales.¨[2]

Como vemos, la ESCUELA siempre fue o pudo ser lo que redescubrimos en nuestras clases virtuales y en nuestro distanciamiento social preventivo, pero la rutina, el hábito, la repetición parecieron circunscribirla a un lugar y tiempo concretos en los que nos vestíamos de roles que solíamos distanciar mucho de quienes somos y deseamos ser. Tanto docentes como estudiantes.

Hagamos foco en la procedencia de la palabra ESCUELA, su significado era, en el griego y en el latín: ¨ocio¨, ¨tiempo libre¨. Seguramente podremos asociar libremente éstas a otras como ¨disfrute¨; ¨placer¨; ¨deseo¨; ¨juego¨; ¨recreo¨ y muchas otras que eran difíciles de conjugar con, permítanme, ¨AQUELLA ESCUELA¨. Si, ha ocurrido lo que creíamos imposible, la ESCUELA cambió de lugar, porque cambió de significado para nosotros. Nos quejábamos de ¨Escuelas del SIGLO XIX, con maestros del SIGLO XX y alumnos del SIGLO XXI¨[3] y lo asumíamos como una sentencia inconmovible. Y aquí estamos, pensando en términos de realidad lo que nos sonaba a Utopía.

Volvamos a las reconfortantes palabras que nos sugieren los significados del concepto Escuela en el Griego y el Latín, para poder repensar un aspecto que amenaza nuestra feliz construcción actual: las tareas. Hay una simpática versión circulando por algunos Foros y Blogs sobre un posible inventor de las tareas, un incomprobable y supuesto pedagogo italiano, con foto de otra persona y dos fechas imposibles; en fin que el tal habría inventado las tareas como castigo para los estudiantes menos brillantes o menos aplicados. Dejaremos este dato falso de lado, pero tomemos la advertencia: las tareas como castigo. Castigo a una supuesta ¨productividad¨ no satisfecha, a un supuesto ¨tiempo de aprendizaje¨ y respondiendo a una supuesta ¨calidad educativa¨ basada en la cantidad. Ya hemos abordado en otra entrada ¿QUÉ ES EDUCAR? Y ¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA?, hoy sumemos que LA TAREA NO ES CASTIGO y en el marco de esta nueva ESCUELA (y vieja, teniendo en cuenta su bello y motivador significado primero) LA TAREA DEBE FOMENTAR LA RELACIÓN HUMANA, LA CONTENCIÓN EMOCIONAL, LA CONSTRUCCIÓN DE VÍNCULOS Y DE APRENDIZAJES, pero por sobre todo EL DISFRUTE y la VIVENCIA DEL MUNDO SOCIAL y NATURAL.

¿Dónde está la Escuela? Entre y en nosotros; no es posible desescolarizarse porque se construye en cada relación; no es superada por otros estímulos o la tecnología, porque son recursos y materiales. Una Escuela, es decir, maestros/as y alumnos/as viviendo en un mismo contexto y en relación, no por un rol o un contenido prescripto, sino por esa relación humana.

Les dejo un link a una hermosa entrevista del Diario La Nación al maestro de maestros Francesco ¨FRATO¨Tonucci hablando de nuestro tema de entrada: https://www.lanacion.com.ar/cultura/la-mision-principal-de-la-escuela-ya-no-es-ensenar-cosas-nid1085047

[1] La definición de salud dada por la Organización Mundial de la Salud en 1948 es la siguiente: «La salud es un estado de bienestar físico, mental y social completo, y no meramente la ausencia del mal o la enfermedad». Por lo tanto, contempla el estado saludable de la persona desde el punto de la calidad de vida y no simplemente desde la manifestación de síntomas o el padecimiento de enfermedades. https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/san041834wr.html

[2] https://dle.rae.es/escuela

[3] https://pensarlaescuela.com/2014/10/19/educar-como-en-el-siglo-xix-a-los-estudiantes-del-siglo-xxi/

https://www.lt10.com.ar/noticia/184794–tenemos-escuelas-del-siglo-xix-docentes-del-xx-y-alumnos-del-xxi Lean los comentarios.

https://www.clarin.com/politica/alejandro-finocchiaro-hoy-escuelas-siglo-19-maestros-siglo-20-alumnos-siglo-21_0_HkkHxrf8Z.html

https://www.elobservador.com.uy/nota/-tenemos-alumnos-del-siglo-xxi-profesores-del-siglo-xx-y-programas-del-siglo-xix–20171115500

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *